• Bask

Bosques sin vida.

Hace dos días partimos rumbo a Asia para grabar un documental de cómo la industria de la moda afecta negativamente a las personas y el planeta de este continente.


Miramos por la ventana del avión mientras llegábamos a Malasia para hacer escala y partir rumbo a India. Nos quedamos Impresionados por el paisaje verde, lleno de bosque frondosos y con escasa actividad humana.


Según bajábamos, vimos que todos los arboles eran de la misma especie y identificamos que eran palmeras, estábamos volando sobre

miles y miles de hectáreas de plantaciones de aceite de palma. Nos encontrábamos ante una de las principales causas de la destrucción de bosques tropicales y la desaparición de especies como el orangután.


En esta línea se halla la organizaciónes conservacionista Greenpeace y WWWF global, que denuncia la destrucción de grandes áreas de bosques tropicales debido a la instalación de monocultivos de palma. Animales como rinocerontes, elefantes o tigres se encuentran en grave peligro al quedarse sin sus hábitats naturales.


Se han creado de forma ilegal plantaciones en áreas naturales protegidas, como parques nacionales. Un estudio de la Universidad de Princeton (EE.UU.) y el Instituto Federal Suizo de Tecnología calcula que entre 1990 y 2005, entre el 55% y el 60% de la expansión de este cultivo en Malasia e Indonesia (los dos principales productores mundiales con el 80% del total) se hizo a costa de bosques tropicales.



Una consecuencia de la de forestación es la pérdida de biodiversidad, ya que los cultivos tienen un fuerte impacto en estas zonas tropicales y desplazan a numerosos seres vivos que habitan en bosques, al mismo tiempo que se eliminan corredores naturales y se dañan puntos calientes de biodiversidad.


La deforestación y la extinción de especies, la producción del aceite de palma produce la emisión de CO2 a la atmósfera, a lo que se suma el uso indiscriminado de pesticidas. Todo ello contribuye a que se acelere el cambio climático y la contaminación del aire. La principal razón es que los bosques actúan como sumideros de carbono, ya que retienen el dióxido de carbono (CO2), uno de los principales gases de efecto invernadero (GEI) implicados en el calentamiento global. Con la quema de los bosques para sustituirlos por cultivos de palma, se libera el CO2 que tenían.



Muchos de los productos que utilizamos en nuestro día a día utilizan aceite de palma en su elaboración. Cuando consumismos esos productos estamos votando a favor de todo esto, estamos apoyando a que estas empresas sigan usando estos recursos naturales. Nuestro consumo es más que una compra, es un voto, un voto hacia las empresas que quieres que sigan existiendo o que sigan haciendo las cosas como lo están haciendo hoy en día.



0 vistas

Únete a la familia y sigue todas las historias y aventuras de la comunidad.

logo bask

FAQ

+ 34 688 762 218

  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanco Icono de YouTube
  • Blanca Facebook Icono
  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono LinkedIn
  • whatsapp-blanco